La calderería industrial, un sector en continuo crecimiento.


La calderería industrial es un proceso a través del cual se puede llevar a cabo la construcción en metal de prácticamente cualquier tipo de elemento que exija de la máxima resistencia. 

Nuestro sector goza de buena salud y disfruta de una enorme demanda a día de hoy, ya que son muchos los elementos que se pueden obtener a través de un conjunto de sistemas que permiten la construcción de elementos de gran resistencia y tienen como objetivo por una parte, aguantar en las situaciones más exigentes, y por otra garantizar la máxima durabilidad a lo largo del tiempo. 

Concepción básica

Su funcionalidad se basa fundamentalmente en la fabricación mecánica de todo tipo de conductos y depósitos centrados en el almacenaje y transporte de productos en estado sólido, líquido o gaseoso. Además, dentro de la calderería pesada también tenemos la construcción naval y la construcción de estructuras metálicas de todo tipo, de manera que básicamente estamos hablando de la utilización de medios mecánicos con el objetivo de crear grandes estructuras para usos muy diversos.

Cabe destacar que por norma general, lo más frecuente es trabajar silos, cisternas, así como vigas y acero laminado, aunque evidentemente tenemos un amplio abanico de alternativas que han sido desarrolladas dentro de la industria.



Para poder trabajar el metal en una empresa de calderería industrial es necesario disponer de todo tipo de maquinaria pesada como de la que actualmente dispone Samartec98, desde prensas, cizallas, sopletes de corte alimentados por oxígeno, acetileno o propano a máquinas de rodillos con características diferentes, así como máquinas de soldar que podrán ser tanto manuales como automáticas. 

Todos estos procesos siempre superan unas profundas revisiones muy específicas, de manera que por ejemplo se suelen utilizar los rayos X y los ultrasonidos con el objetivo de comprobar que las soldaduras y los materiales se encuentran en perfecto estado antes de seguir con el proceso y, por supuesto, antes de ponerlo a disposición del cliente, ya que operamos con elementos que pueden incluso contener materiales peligrosos, por lo que debemos contar con todas las garantías de que vamos a disponer de productos que garanticen la máxima resistencia y los acabados de máxima calidad.



Las aplicaciones de la calderería industrial en la actualidad

Nuestro sector tiene un amplio abanico de aplicaciones a día de hoy, y en este sentido podemos empezar hablando por ejemplo de la posibilidad de construir depósitos que tienen como objetivo albergar desde piensos hasta líquidos como el agua, productos que no son peligrosos o dañinos, etc., o incluso también se puede utilizar para almacenar productos químicos inflamables, tóxicos o que revistan una gran peligrosidad, de la misma forma que también se pueden utilizar para almacenar fertilizantes, abonos, gas y muchos otros.

No obstante, tal y como hemos apuntado, la calderería industrial no sólo está enfocada a la construcción de calderas, cisternas, silos y similares, sino que además también lleva a cabo los procesos como puede ser la fabricación de conductos gracias a los cuales se puede trasvasar cualquier tipo de compuesto incluyendo aquellos que suponen una gran peligrosidad, y un buen ejemplo en este sentido son los gaseoductos que ayudan a trasladar gas entre distintos países, los cuales pueden estar en tierra firme o incluso sumergidos en el mar, lo que significa que, como podemos observar, vamos a tener muchas alternativas y opciones diferentes a la hora de encontrar un entubado que efectivamente nos sea de utilidad para el proyecto que tengamos en mente.



Y de igual manera también hay diversas construcciones y elementos que surgen de la calderería industrial de los que destacamos la construcción naval, y aquí los petroleros y barcos para transportar gas son dos de los mayores ejemplos para productos peligrosos.

También vamos a poder transportar otros elementos que nos supongan tanto riesgo como el agua o incluso podremos construir edificaciones asombrosas, tales puentes colgantes, estructuras para edificios de gran envergadura o que necesiten desafiar las leyes de la gravedad, y una funcionalidad que desde hace unos años cuenta con una gran demanda como es el del arte y esculturas en metal o la rotulación y señalización.



En definitiva, nuestro sector ofrece un gran abanico de posibilidades y aplicaciones de estructuras que requieran de una máxima fortaleza y de la utilización de materiales y procesos gracias a los cuales se obtengan las máximas garantías tanto en resistencia como en durabilidad con el paso del tiempo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración